Depósitos

Una inverión segura:

depósitos

Los depósitos son una fórmula tradicional de ahorro que consiste en depositar una cantidad de dinero durante un plazo determinado a cambio de una rentabilidad prefijada inicialmente.

Los plazos: El plazo de un depósito puede variar de 1 mes hasta 1 año, dependiendo de la entidad bancaria. Hay también depósitos que no requieren ningún plazo determinado y el dinero pueden ser retirado en cualquier momento sin ningún tipo de penalización.

Los depósitos bancarios son una forma de inversión segura, ideal para aquellos que no quieren correr grandes riesgos. A diferencia de la inversión bursátil, los depósitos ofrecen una rentabilidad garantizada.

Comparativa de Depósitos

La oferta de depósitos actual es variada aunque el TAE raramente supera el 4%. No resulta muy aconsejable invertirt a largo plazo dado que los tipos de interés siempre puede mejorar de una entidad a otra.

Destaca la Cuenta Naranja de ING Direct que ofrece un 3% TAE a 4 meses sin ningún tipo de comisión.

Otra oferta muy interesante es la del Depósito In de “la Caixa” a 12 meses y al 3% TAE con cuenta corriente sin comisiones y tarjera de débito gratuita.

Openbank, por su parte, ofrece el Depósito Open Plus también al 3% TAE y a 4 meses. Es un depósito para nuevos ingresos de 1.000 a 25.000€.

ActivoBank de Banco Sabadell, acaba de lanzar al mercado el Depósito Activo Anual al 3,25% TAE desde 3.000€ sin límite de cantidad y con liquidación trimestral de intereses.

Tipos de depósitos:

Actualmente los depósitos presentan múltiples modalidades dependiendo de la cantidad de dinero que se deposita, el plazo, la rentabilidad o de acuerdo a si es un depósito en euros o en divisas.

  • Depósito a plazo:
    Son colocaciones realizadas en una institución financiera, a una tasa acordada, durante un tiempo determinado, generalmente superior a un mes.
  • Depósitos a plazo fijo:
    Son depósitos que se formalizan entre el cliente y el banco por medio de un documento o certificado; se pactan por un plazo determinado y de los mismos no pueden hacerse retiros ni incrementarse ante del vencimiento de tal plazo pactado.
  • Depósitos variables:
    Los depósitos variables, a diferencia de los fijos, incluyen un factor de riesgo, mayor o menor, que podrá hacer que el tipo de interés finalmente a percibir sea mayor o menor. Normalmente este tipo de depósitos están vinculados a algún índice bursátil general o a un paquete concreto de acciones, es decir, su rentabilidad viene referenciada al alza de la Bolsa. La principal ventaja es que el dinero invertido al tratarse de un depósito no va a sufrir minoración, la desventaja es que el tipo de interés definitivo puede ser inferior al de un depósito tradicional.
  • Depósitos a la vista:
    Son fondos depositados en una institución financiera que pueden ser retirados en cualquier momento.
  • Depósito en divisas:
    Operación de similares características a la del Depósito de Moneda Nacional con la salvedad de que la operación se realiza en una divisa acogida a la cotización oficial.