Préstamos

Préstamos:

El préstamo es una operación financiera en la que, por medio de un contrato (que puede documentarse en una póliza de crédito o mediante letras de cambio) una entidad de crédito entrega dinero a un beneficiario, que puede ser persona física o jurídica, que queda obligado a devolver tal suma en un plazo acordado y con unos intereses previamente pactados, así como los gastos derivados de la operación.

Existen diversos tipos de préstamos. Según su destino pueden ser préstamos de consumo o de producción, según su garantía, préstamos personales o reales; y según el tipo de interés, encontramos préstamos de tipo variable o fijo.

Préstamos personales:

Los présamos personales son aquellos cuyos fondos están destinados al consumo de un bien o servicio como la compra de un coche, una reforma en el hogar, o la financiación de un viaje.

Para la concesión de este préstamo el banco exige una garantía personal, y de no contarse con suficiente solvencia, la entidad solicitará entonces que la operación sea avalada por otra persona que tendrá que responder en caso de incumplimiento de pagos.
Los préstamos personales se caracterizan por:

  • Es concedido el valor total del bien
  • El impotre no suele ser superior a los 30.000€
  • El plazo de concesión es generalmente de hasta 5 años, aunque pueden encontrarse préstamos personales de hasta 8 años para la compra de un coche, por ejemplo.
  •  La amortización suele ser mensual o trimestral
  • Las cuotas no pueden superar el 35 o 40% de los ingresos líquidos justificados.